¿NO PUEDES PAGAR TUS DEUDAS? OPCIONES PARA EVITAR CAER EN UN FICHERO DE MOROSOS

Pese a representar todavía el 60% del PIB, la deuda de los hogares españoles ha disminuido un 28% en nueve años y, el endeudamiento de las familias en créditos hipotecarios para adquirir una vivienda se redujo el año pasado en unos 15.700 millones, las letras de los hogares se incrementaron en otro tipo de  préstamos.

COMO EVITAR ENTRAR EN UN FICHERO DE MOROSOS SI NO PUEDES PAGAR TUS DEUDAS

deudorAsí te puedes encontrar historias como la de Manuel, que en un momento dado de su vida tuvo que hacer frente a varias cuotas de préstamos (dos personales, otro para el coche, más el crédito de su tarjeta) que, juntas, sumaban más de 600 euros al mes. El problema fue cuando la empresa en la que trabajaba le redujo las horas laborales y, por ende, su salario.

Fue en ese momento cuando Manuel se vio constreñido a negociar sus deudas que ascendían a unos 25.000 euros y, una cuota mensual de 350 euros. Realizó una reunificación de deudas, que a pesar de ser una solución muy cara, si se utiliza de una forma adecuada, puede ser una vía de financiación muy recomendable.

Si se tiene un préstamo hipotecario, otra opción puede ser alargar el plazo, a pesar de que se paguen más intereses. Tener más tiempo para devolver el capital prestado implica una disminución de las cuotas mensuales, lo que facilita enfrentarse a ellas.

También te puede interesar: CÓMO SALIR DE UN REGISTRO DE MOROSOS

Otra alternativa, y siempre para créditos hipotecarios, es ampliar el capital. Con la nueva parte de capital obtenido se podrán cancelar los préstamos personales pendientes, mientras se consigue más tiempo para saldar la deuda y con un tipo de interés mucho más bajo.

deudasOtra opción puede ser pedir una carencia de capital, es decir, o bien durante un determinado período, solo amortizará con sus pagos los intereses del préstamo, o una carencia total, que supone dejar de pagar toda la cuota, es decir, intereses y capital.

O incluso una dación de pago, entrega de un bien hipotecado como garantía, para extinguir la deuda.

Sino como última opción, existe la refinanciación, algo parecido a una reunificación de varios préstamos, con la peculiaridad de que por lo menos uno, sin embargo, tiene que ser hipotecario.

También te podría interesar: SUPLANTAN SU IDENTIDAD Y TRAS 10 AÑOS CONTINÚA EN EL REGISTRO DE MOROSOS

de la Redacción

 

CONTACT