DE LA RIQUEZA A LA POBREZA, EL DESAHUCIO DE UNA ANCIANA DE 99 AÑOS

Ayer, la comisión judicial desahuciaba a una anciana de 99 años. La afectada mantiene que su nieto la ha estafado, vendiendo su casa sin su consentimiento por unos 420.000 euros aproximadamente y la ha dejado en la calle, sin nada.

EL TRÁGICO DESAHUCIO LA ANCIANA DE 99 AÑOS 

María Díaz UrosaMaría Díaz Urosa, una anciana de 99 años, fue desalojada ayer por la mañana de su casa, en la localidad de Pozuelo de Alarcón, tras ejecutarse una orden judicial de desahucio.

La mujer continúa manteniendo que su nieto vendió la casa sin su consentimiento, sin darla su dinero y obligándola a abandonar el apartamento.

La abuela María afirma "No me han dejado nada, ni siquiera dinero para comprar el pan”.

La mujer se colocó en un banco justo enfrente de su casa y, nadie consiguió convencerla de que abandonara la zona, a pesar de las bajas temperaturas, manifestó que no se movería hasta que no le permitieran volver a su casa. Al final, terminó sufriendo una hipotermia y, decidió ingresar voluntariamente en la Clínica Quirón.

También te puede interesar: UN JUZGADO DE GUADALAJARA ACUERDA UN DESAHUCIO EN CONTRA DE LA ONU

desahucioEl caso de María es especialmente controvertido puesto que en este caso no es un banco quién la desahucia, sino que su lanzamiento se ha producido después de que su nieto, al que denunció por estafa, vendiera su casa.

La historia comienza 2010, cuando enviuda su nieto se traslada a España y crean juntos la empresa Díaz Carazo S. L. Pocos meses después, realizan una ampliación de capital en la que María aporta todas sus propiedades. Y a continuación su nieto consigue que María le “otorgue” el control de toda la sociedad a través de un poder notarial. Tras este evento, poco a poco, la empresa comenzó a vender sus activos.

La abuela mantiene que su nieto y el notario la engañaron y, que no tenía conocimiento de haber firmado ningún poder notarial que otorgase el control absoluto de sus bienes y, que tuvo conocimiento de todo, cuando ya no quedaba nada, ya todo estaba vendido. Aun así, los tribunales no le han dado la razón.

De la noche a la mañana ha pasado de tener un gran patrimonio, a no tener ni siquiera un euro para comprar el pan.

También te podría interesar: RIESGO A QUE SE DISPAREN LOS DESAHUCIOS

de la Redacción

CONTACT