DIFERENCIAS ENTRA LA ANTIGUA Y LA NUEVA LEY HIPOTECARIA

El pasado jueves se aprobaba en el Congreso la nueva Ley Hipotecaria, que fue redactada por el exministro de Economía Luis de Guindos para elevar la protección de los consumidores.

¿QUÉ DIFERENCIAS EXISTEN CON LA LEY ANTERIOR?

pareja informada de las ofertas de hipotecasEntre las principales medidas que se modifican y se incluyen en la nueva norma, se encuentra el pago por parte de los bancos del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, la eliminación de las cláusulas suelo o los matices a la cláusula de vencimiento anticipado.

La primera gran diferencia de la nueva norma se centra en el reparto de los gastos entre consumidores y bancos.

A partir de ahora, los clientes sólo asumirán los gastos de tasación, mientras que los bancos pagarán el resto de gastos, es decir, impuestos, gastos de registro, notaría y gestoría. Además, el coste de la tasación, que ronda entre 300 y 600 euros, se podría incluso evitar, ya que algunos bancos lo están asumiendo, como estrategia para atraer clientes. Esto supone un ahorro de hasta 6.000 euros para los clientes.

También te puede interesar: EL SUPREMO RECHAZA LA NULIDAD DEL FALLO DEL PLENO SOBRE EL IMPUESTO DE HIPOTECAS

nuevas hipotecasPor otro lado, la reducción de gastos para el cliente también se refleja en las comisiones de amortizaciones, que la ley limita a prácticamente la mitad.

Otra característica a destacar es que el banco tiene la obligación de facilitar toda la información necesaria para conocer el producto financiero que contrata y las otras opciones que existen en el mercado. El consumidor tendrá hasta 10 días para entender lo que está contratando y poder resolver todas sus dudas.

Aquí, la figura del notario se convierte en esencial, quién deberá certificar que el titular conoce perfectamente el producto que va a contratar. Ahora, el hipotecado tendrá que acudir dos veces a la notaría: la primera solo para resolver posibles dudas y la segunda para la firma del contrato con el banco. 

Esta ley también prohíbe los desahucios en caso de personas vulnerables sin alternativa habitacional previa y, las cláusulas suelos.

La ejecución hipotecaria se endurece para aquellos préstamos de más de 20 años y, solo podrá comenzar la ejecución si hay 12 cuotas impagadas o el 3% del capital prestado en la primera mitad de la vida del préstamo, o 15 cuotas o el 7% en la segunda mitad del mismo.

También te podría interesar: CONDENAN A UN AYUNTAMIENTO A DEVOLVER LA PLUSVALÍA

De la Redacción


CONTACT