EL PARO DE LOS AUTÓNOMOS, BRILLA POR SU AUSENCIA

La prestación por cese de actividad o también conocido como el paro de los autónomos, es una de las tramitaciones más inciertas, ya que tiene requisitos muy concretos y, la deniegan sin facilitar ningún tipo de información.

loading...

LA FICCIÓN DEL PARO DE LOS AUTÓNOMOS

camareroEl caso de Alex, es la historia de muchas otras familias. Alex perdió su trabajo hace catorce años y decidió capitalizar el paro para abrir un pequeño bar en el patio interior de un edificio privado cerca del vicerrectorado del CEU, junto con la ayuda de su mujer. Era un negocio modesto con una clientela limitada a profesores, vecinos y estudiantes.

El pasado mes de junio, los vecinos del bloque acordaron cerrar el patio interior del edificio. Dicha iniciativa condenaba al bar ya que, a partir de ahí sólo podría tener a sus vecinos como clientes. A continuación, pocas semanas después llegó una carta en la que le rescindían el contrato de alquiler. De la noche a mañana vio esfumarse su negocio, sus esfuerzos y su sueño.

También te puede interesar: MILES DE ESTUDIANTES ATRAPADOS EN PRÉSTAMOS RENTA UNIVERSIDAD

prestaciónAlex y su mujer no sabían que hacer, pero su gestor les tranquilizó. Durante todos estos años, habían venido la cuota por cese de actividad, por lo que pedirían dicha prestación, aunque se tratase de una de las prestaciones más inciertas, en este caso era evidente que se la darían.

Echaron números y, Alex debía cobrar aproximadamente 1.200 euros de ayuda mensual y otro tanto su mujer, por lo que pretendían capitalizarlo de nuevo y coger el traspaso de otro bar.

Pero la petición les fue denegada sin más explicación que "no queda acreditada la concurrencia de los requisitos” en una triste carta. En un abrir y cerrar de ojos vieron definitivamente sus sueños frustrados y un futuro muy incierto, sin ninguna esperanza en el sistema. Habían estado pagando 300 euros todos los meses desde que la cuota entró en vigor en 2010.

Y ahora se encuentran con el bar cerrado, una deuda de 4.000 euros en una tarjeta y de 1.000 euros en otra y, con dinero para sobrevivir 20 días más, pero la mutua considera sin mayor explicación, que no le corresponde una prestación que el mismo ha abonado.

También te podría interesar: DOS DESAHUCIOS POR ERROR, UNA JUSTICIA LEJOS DE LA PERFECCIÓN

de la Redacción

CONTACT