LOS JUZGADOS SE DESPIDEN DE LAS TARJETAS REVOLVING

El 25 de noviembre de 2015, el pleno del Tribunal Supremo condenó a una entidad financiera a devolver lo cobrado de más a un cliente por un préstamo al consumo con un tipo de interés del 24,6% por entender que era usurero.

ANULAN LAS TARJETAS REVOLVING

victima tarjeta revolvingEl fallo del Tribunal Supremo en contra del Banco Sygma Hispania, en un recurso de casación presentado por el propio banco, en el que lo condenaba a devolver lo cobrado de más a un cliente por un préstamo al consumo con un tipo de interés del 24,6%, ha abierto las puertas a otras muchas demandas.

El tribunal estimo que el préstamo era usurero, en virtud de la ley Azcárate, de represión de la usura de 1908, ya que el interés era notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado en relación con las circunstancias del caso.

A pesar de que la sentencia había sido consecuencia de un recurso presentado por la financiera, fue un fallo, que abrió las puertas a que los propios clientes pudieran discutir los intereses desorbitados que le aplicaba su entidad financiera.

También te puede interesar: RECUPERA LOS INTERESES DE TU TARJETA WIZINK

Etarjeta revolvingste tipo de tarjetas, cobra al usuario intereses a través de una cuota fija con la que resulta imposible llegar a devolver el capital porque los intereses del crédito suelen superar de largo la cuota fijada.

Continúa existiendo controversia en que hay que tener en cuenta para determinar si hay usura o no. El Tribunal Supremo entiende que para determinar si hay usura, la comparación del tipo de interés del crédito en cuestión debe establecerse con el tipo de interés medio de los préstamos de consumo. Sin embargo, algunos tribunales defienden que la comparación debe establecerse con el mismo tipo de interés de los créditos revolving.

El Banco de España ha diferenciado, a petición de la industria, entre crédito al consumo y tarjetas de crédito, en las que el tipo de interés suele estar en torno al 24%.

La clave no es tanto el tipo de interés, sino la falta de transparencia que se produce en cómo se explica el mecanismo de amortización de la tarjeta y que provoca una deuda de la que el cliente no es consciente.

También te podría interesar: LA BANCA IMPONE SUS ABUSOS Y LOS TRIBUNALES SE COLAPSAN

de la Redacción

 

CONTACT